Tanya y Burry Timberman, Ingeniera ambiental y de licencias, PSEG Nuclear

Tanya y Burry posan frente a la planta nuclear de Salem en Lower Alloways Creek, Salem County.

Como madre, la seguridad de mi hijo es lo más importante para mí. Como cualquier otro niño, es pura energía y le encanta correr y jugar. Cuando se lastima, seco sus lágrimas, lo abrazo con fuerza y lo beso para hacerlo sentir mejor. Es lo que toda buena madre hace.

Este Día de las Madres, celebramos a todas las madres del mundo. Para mí, no se trata de regalos costosos ni cenas elegantes. Son las pequeñas cosas las que más cuentan, desde las sonrisas a las carcajadas a arroparlo bajo un manta. Y lo más importante, saber que cuando lo arropo en la cama durante la noche, está seguro.

Burry Timberman, hijo de Tanya Timberman, Ingeniera ambiental y de licencias, PSEG Nuclear

Burry juega con su peluche en los jardines de las plantas nucleares de Salem y Hope Creek.

La seguridad de mi hijo y la de usted son parte de quien soy. Además de ser mamá, trabajo en las plantas nucleares de Salem y Hope Creek de PSEG, donde producimos energía segura y limpia. Crecí en Salem County y siempre viví cerca de las plantas. No existe un lugar más seguro y ningún otro donde querría trabajar o formar una familia.

A menudo me preguntan si es seguro trabajar en una planta de energía nuclear. Como ingeniera ambiental y de licencias, conozco al pie de la letra las reglas y reglamentaciones federales y estatales que debemos cumplir para proteger la salud pública. De hecho, hay inspectores de la Nuclear Regulatory Commission en la planta todos los días para garantizar que operemos con absoluta seguridad.

Pero para mí y mis compañeros de trabajo, no se trata solo de cumplimiento. Entendemos que nuestro trabajo es proteger la salud y la seguridad del público. Es una responsabilidad que guía todas nuestra decisiones. Cada medida que tomamos se basa en la seguridad.

La energía nuclear es tan limpia y segura que cuando quedé embarazada, no sentí preocupación alguna por trabajar en las plantas. Trabajé durante todo el embarazo, y al finalizar los nueve meses completos di a luz al niño más maravilloso y sano. He trabajado con muchas otras mujeres embarazadas en nuestras plantas nucleares y siempre me sentí segura.

En este Día de las Madres, sepa usted que soy una madre como usted, que va a trabajar todos los días y no veo la hora de regresar a casa para estar con mi pequeño. Y cuando apague la luz y le de las buenas noches, sepa que hay madres como usted que trabajan arduamente todos los días para proporcionarle la energía que está detrás del interruptor de luz.

Tanya Timberman

Tanya Timberman

Ingeniera ambiental y de licencias, PSEG Nuclear

 

0 comentarios

DEJE UN COMENTARIO